Para el amor no hay edad, el presidente de Francia lo demuestra en su relación con Brigitte Trogneux - Va a gustarme