Al perder movilidad por una enfermedad fue abandonada por su esposo, pero la vida la recompensó después - Va a gustarme