Diagnóstico incorrecto: no tenía cáncer de pulmón, sino un juguete que ingirió hace décadas - Va a gustarme