Él es Ivor, el perro sordo que ha aprendido el lenguaje de señas - Va a gustarme