Él pesaba 362 kilos y fue expulsado del hospital por pedir una pizza, ahora su vida peligra y vive en un automóvil - Va a gustarme