Iban a sacrificar a este adorable perrito que sufría parálisis, cuando descubrieron algo impresionante. - Va a gustarme