Para formar parte de la realeza británica, Meghan Markle tuvo que renunciar a su estilo de vida - Va a gustarme