Si el pediatra no veía esos síntomas a tiempo, podría haber sido fatal para la pequeña Kailyn - Va a gustarme