Síndrome del corazón roto: ¿mito o realidad? - Va a gustarme