Su historia de amor surgió en la calle y por años durmieron abrazados para no congelarse. Ahora tienen un hogar - Va a gustarme