Un joven decidió darle un gran regalo a un anciano que intentaba vender sus dulces en la calle, y el señor no pudo contener las lágrimas - Va a gustarme