Una pequeña paciente con cáncer baila al ritmo del ukelele, quien lo toca es una sorpresa - Va a gustarme